Alquiler de campervan en Barcelona

Piensa en esa ruta que siempre quisiste recorrer sin prisas, aquella cala espectacular donde te gustaría haber pasado la noche, los amaneceres, las puestas de sol en la montaña. Ábrete el camino, arranca y descubre una forma de viajar libre, intensa.
En VanVanCamper lo haremos posible ofreciéndote una flota de vehículos que se adecuarán a todas tus necesidades. Al parar el motor, tu van se convertirá en tu dormitorio, en un comedor con cocina y nevera. Al salir los primeros rayos de sol, despliega el toldo y disfruta de una terraza excepcional.

Un viaje seguro

En VanVanCamper ponemos a tu disposición los modelos Campervan T6 California OCEAN del año 2018, el legendario van, un clásico sinónimo de fiabilidad, porque tus vacaciones lo merecen!

Servicios a medida

Porque eres único, te dejamos diseñar tu viaje gracias al amplio abanico de opciones y extras que te proponemos, necesitas una bicicleta, una silla para el niño, no te preocupes, VanVanCamper se ocupa de todo.

Transfer al aeropuerto de Barcelona

Si vienes de lejos, te proponemos venir a recogerte en el aeropuerto de Barcelona el Prat para agilizar todo el proceso de check-in, así no tienes que preocuparte del transfer. Lo mismo haremos a tu vuelta de tu viaje, te llevaremos hasta el terminal.

Aparca tu coche en nuestra agencia

Si vienes en coche para la entrega del Campervan, te ofrecimos la posibilidad de dejar tu vehículo en nuestras instalaciones, una nave con toda las seguridad necesaria, así te puedes ir a la aventura sin preocuparte de ello.

Viajar en Camper te da una libertad que otras formas de viajar no te permiten: adaptarte al ritmo de las oportunidades que surgen, tener todas tus cosas a mano en tu casita con ruedas, posibilidad de improvisar el viaje acortando o alargando la estancia en un lugar. Pero además te da la posibilidad de vivir experiencias especiales en familia y con amigos. Todo eso forma parte de la filosofía slow que, aplicada a los viajes, significa fundamentalmente disfrutar y conocer los lugares a los que se viaja sin las prisas de verlo y visitarlo todo, es decir, descubrir las ciudades, sus paisajes, sus costumbres, su gastronomía, sus gentes… a otro ritmo: el ritmo slow.